Dudas frecuentes

¿Cuánto tiempo tengo que esperar para una cita?

Depende de la disponibilidad de la clínica en ese momento, pudiendo ser de 10-15 días o más de un mes, en temporadas de más demanda. En ocasiones puntuales tenemos que abrir lista de espera.

¿Hay citas disponibles para urgencias?

No disponemos de citas disponibles para urgencias. La cita que se le va a ofrecer será la primera disponible en agenda. Se avisará de la posibilidad de adelantar la cita siempre que quede un hueco disponible antes de su cita.

¿Cuántas citas necesito y cada cuánto tiempo tengo que asistir a terapia?

La frecuencia y duración de la terapia depende de cada caso individual y de cómo sea su evolución. En las sesiones de Psicología, lo más frecuente es que las primeras citas se den con una frecuencia quincenal, y a medida que se observa una evolución favorable se van ampliando (mensuales, por ejemplo). En otras ocasiones, la disponibilidad de horarios de la clínica y del paciente puede influir en la frecuencia de las citas. Cuando la evolución es favorable y mantenida en el tiempo, se propone el alta terapéutica.

¿Cuál es el procedimiento de las sesiones?

En la primera consulta se recogen los datos personales y la Historia Clínica, siendo necesario firmar el Consentimiento Informado de Protección de Datos. Posteriormente se hace la valoración clínica de cada caso y en ocasiones se inicia ya la intervención. La evaluación y valoración del caso puede llevar más de una sesión.

En caso de menores, la primera consulta se hace casi en su totalidad con los padres. En situaciones de separación de los padres, será necesario el consentimiento firmado de ambos padres.br> Al final de cada sesión se programa la siguiente cita de revisión, donde se revisan las pautas de intervención y se valora la evolución.

¿Cuánto duran las sesiones de Psicología?

La primera consulta tiene una duración´de entre 60-80 minutos. Las sesiones de revisión tienen una duración de 50 minutos.

¿Si cancelo una cita tengo que abonarlo igualmente?

Las citas que se cancelan con una antelación de 24 horas o debido a causas justificadas (enfermedad, urgencias, etc.) no se cobrarán. Las citas que no se cancelan con tiempo o no se asiste (olvidos, despiste, confusiones de fecha…) se cobrarán íntegramente.